TRANSGENICOS
 

 
EL HONGO
ENLACES
TRANSGENICOS
EL DOCUMENTO EN LA ANTIGUEDAD
CONFLICTO ISRAEL-PALESTINA
INTRODUCCION

Los alimentos Transgénicos llevan varios años afectando a nuestro medio ambiente y a nuestra salud, es indignante el ver que en puertas del siglo XXI utilicen al ser humano y a nuestro medio ambiente como cobayas de laboratorio.
Las informaciones que se conocen al respecto son muy contradictorias por parte de los partidos políticos, instituciones, organizaciones, médicos y científicos. Por ello creemos que seria muy importante dar una información correcta y sin censuras sobre este tema por parte de las instituciones competentes y los medios de comunicación, para no crear a la sociedad la confusión existente al respecto, que se hace notar al oír hablar de este tema en nuestras calles. Mientras tanto estos alimentos están en la calle y los estamos consumiendo sin tener conocimiento de ello y sin conocer sus verdaderos efectos sobre la salud humana y sobre el medio ambiente que pueden ser irreversibles.
Un número cada vez mayor de cultivos transgénicos se introduce deliberadamente en los centros de diversidad biológica, que se encuentran principalmente en los países en desarrollo. Dada la importancia de dichos centros para el futuro de los principales cultivos alimentarios del mundo, existe una gran preocupación acerca del impacto ecológico potencial de su introducción. Sin embargo, la información y el conocimiento disponibles al respecto son poquísimos.
Este trabajo les planteará la definición de transgénicos, el impacto positivo y el impacto negativo al medio ambiente, cómo se crea una planta transgénica, efectos ambientales, efectos para el hombre, riesgos sanitarios y potenciales.

ALIMENTOS TRANSGENICOS

Todos los organismos vivos están constituidos por conjuntos de genes. Las diferentes composiciones de estos conjuntos determinan las características de cada organismo. Por la alteración de esta composición los científicos pueden cambiar las características de una planta o de un animal.

El proceso consiste en la transferencia de un gen responsable de determinada característica en un organismo, hacia otro organismo al cual se pretende incorporar esta característica. En este tipo de tecnología es posible transferir genes de plantas o bacterias, o virus, hacia otras plantas, y, además, combinar genes de plantas con plantas, de plantas con animales, o de animales entre sí, superando por completo las barreras naturales que separan las especies.

La transgénesis o transferencia génetica horizontal en plantas se puede realizar utilizando el ADN-T (transferible) del plásmido Ti (inductor de transformación) de la bacteria Agrobacterium tumefaciens que produce los tumores o "agallas" en las heridas que se originan en las plantas. En el proceso de infección, el ADN-T tiene la propiedad de poder pasar de la célula bacteriana a las células de las plantas, incorporándose al ADN de los cromosomas de éstas. Dicho de forma muy esquemática, la manipulación genética en este caso consiste en incorporar al ADN-T el gen que se desee introducir en la planta. La mayor eficacia de la técnica se consigue utilizando cultivos celulares de hoja o de tallo que son capaces de regenerar plantas adultas completas a partir de células que han sido genéticamente modificadas (transformadas) usando como vector el ADN-T.

Otras técnicas de transferencia de genes consisten en la introducción del ADN en protoplastos (células desprovistas de la pared celulósica por medios enzimáticos o químicos) utilizando el polietilenglicol o la electroporación. También se puede introducir el ADN en las células por bombardeo con microproyectiles (biobalística) formados por partículas de oro o tungsteno recubiertas con ADN del gen deseado. En cualquier caso, después se induce la regeneración de la planta adulta a partir de los protoplastos o de las células tratadas.

Con las técnicas mencionadas (especialmente utilizando el ADN-T del plásmido Ti de Agrobacterium tumefaciens) se han obtenido plantas resistentes a virus, a insectos, a herbicidas, etc. Por ejemplo, desde hace más de treinta años se viene utilizando en agricultura y jardinería un insecticida especialmente eficaz contra las larvas de los lepidópteros cuya eficacia reside en la proteína Bt producida por la bacteria Bacillus thuringiensis. Pues bien, la ingeniería genética molecular ha permitido identificar y aislar el gen bacteriano que codifica para la proteína Bt y se ha logrado transferirlo a plantas transgénicas de algodón, patata, tomate y maíz, haciéndolas resistentes a los insectos.

Otro caso interesante ha sido la obtención de plantas transgénicas de tomate, soja, algodón, colza, etc. a las que se les ha incorporado un gen que produce la resistencia al principio activo (por ejemplo, el glifosato) de los herbicidas de amplio espectro, lo cual permite eliminar las malas hierbas de especies de hoja ancha y crecimiento cespitoso tratando los campos con herbicidas que no dañan al cultivo.

También se han obtenido plantas transgénicas de tomate con genes que alargan el periodo de conservación y almacenamiento evitando la síntesis de la poligalacturonasa que produce el reblandecimento del fruto.

Por último, podrían citarse también las plantas transgénicas utilizadas como biorreactores para producir lípidos, hidratos de carbono, polipéptidos farmacéuticos o enzimas industriales.

Se denomina transgénico al organismo portador de material genético perteneciente a especies no emparentadas transferido a él mediante ingeniería genética. El mayor riesgo de la liberación de este tipo de especies es su capacidad de extenderse y combinarse con especies silvestres e incluso transmitirse de forma imprevisible a otros organismos relacionados. Esta posibilidad se ha denominado contaminación genética.

Los productos transgénicos son aquellos que han sido manipulados genéticamente mediante ingeniería genética.

¿INGIENERIA GENETICA? Es la modificación genética es el proceso de transferir artificialmente la información especifica de un tipo de organismo a otro, por ejemplo de un pez a un tomate, o de un animal a una planta.

Ingeniería biológica o bioingeniería: No tiene nada que ver con la biotecnología, ni con la manipulación genética, ni con los genes, ni con nada que nos concierna. Se trata, simplemente, de la/las tecnologías que permiten obtener "recambios sintéticos" (por decirlo de alguna manera) para un organismo, normalmente el humano. Por ejemplo: una persona tiene hecha polvo la válvula mitral (es la que separa la aurícula del ventrículo izquierdos en el corazón. La del lado derecho se llama "tricúspide"). Pues bien, un "bioingeniero" lo que hace es diseñar y poner a punto una "mitral" confeccionada, por ejemplo, con tejido porcino. O, más actualmente, con algún polímero de síntesis. Otro ejemplo: me rompo un hueso por una parte difícil de conseguir su auto soldadura: un "bioingeniero", aplicando "bioingeniería", es posible que me ofrezca un "repuesto" fabricado con una aleación de titanio, por ejemplo.

Cómo se crea una planta transgénica?

Utilizando las enzimas de restricción se aísla el elemento responsable del efecto que desee lograrse, por ejemplo la superior resistencia a los herbicidas.

El gen se inserta en un anillo de ADN autoreplicable junto con un gen de resistencia a antibióticos con el que posteriormente se seleccionarán las plantas donde la implantación ha tenido éxito.

El anillo de ADN autoreplicable, o plásmido, se introduce en un huésped en el que se replicará utilizando enzimas del propio huésped, que puede ser un tipo de bacteria.

Los plásmidos replicados se introducen en una bacteria adecuada para "contagiar" al tipo de planta que se desea modificar.

Estas bacterias transmiten a células de la planta, criadas en el laboratorio, el plásmido modificado, alterando el genoma del original e incorporándole las nuevas características.
Utilizando hormonas se regeneran plantas completas a partir de las células modificadas.
El tratamiento con antibióticos selecciona las plantas en las que la modificación ha tenido éxito.

Alimentos obtenidos por manipulación genética son: (A) los organismos que se pueden utilizar como alimento y que han sido sometidos a ingeniería genética (por ejemplo, plantas manipuladas genéticamente que se cosechan), (B) alimentos que contienen un ingrediente o aditivo derivado de un organismo sometido a ingeniería genética, o (C) alimentos que se han producido utilizando un producto auxiliar para el procesamiento (por ejemplo, enzimas) creado por medio de la ingeniería genética. Aunque sea menos preciso, resulta habitual referirse a este tipo de sustancias como alimentos transgénicos o alimentos recombinantes.. Para la introducción de genes foráneos en la planta o en el animal comestibles es necesario utilizar como herramienta lo que en ingeniería genética se llama un vector de transformación: "parásitos genéticos" como plásmidos y virus, a menudo inductores de tumores y otras enfermedades como sarcomas, leucemias... Aunque normalmente estos vectores se "mutilan" en el laboratorio para eliminar sus propiedades patógenas, se ha descrito la habilidad de estos vectores mutilados para reactivarse, pudiendo generar nuevos patógenos. Además, estos vectores llevan genes marcadores que confieren resistencia a antibióticos como la kanamicina (gen presente en el tomate transgénico de Calgene) o la ampicilina (gen presente en el maíz transgénico de Novartis), resistencias que se pueden incorporar a las poblaciones bacterianas (de nuestros intestinos, del agua o del suelo). La aparición de más cepas bacterianas patógenas resistentes a antibióticos (un problema sobre el que la OMS no deja de alertar en los últimos años) constituye un peligro para la salud pública imposible de ignorar o minimizar.

VENTAJAS DE LOS TRANSGENICOS

En un sentido amplio, podría decirse que la Mejora de Plantas se remonta a los tiempos más antiguos mediante la aplicación intuitiva de procesos de selección. Así, se puede citar como ejemplo concreto el caso del descubrimiento hecho en la «Cueva de los murciélagos» de México donde se encontraron restos de mazorcas de maíz correspondientes a estratos geológicos sucesivos que mostraban un aumento gradual de tamaño correlativo con la sucesión cronológica. Estos hechos indican sin duda alguna que el hombre del Neolítico, haciendo uso de su inteligencia racional, aplicaba ya un proceso de selección en el maíz que cultivaba.

La Mejora Genética de Plantas tiene como fin último obtener los genotipos (constitución genética) que produzcan los fenotipos (manifestación externa de los caracteres) que mejor se adapten a las necesidades del hombre en unas circunstancias determinadas. Aspectos parciales de ese objetivo final son:

Aumentar el rendimiento:
· Mejora de productividad, aumentando la capacidad productiva potencial de los individuos.
· Mejora de resistencia, obteniendo genotipos resistentes a plagas, enfermedades y condiciones ambientales adversas.
· Mejora de características agronómicas, obteniendo nuevos genotipos que se adaptan mejor a las exigencias y aplicación de la mecanización de la agricultura. Por ejemplo, tales son los casos del sorgo enano o la remolacha monogermen.

Aumentar la calidad:
· Mejora de calidad, atendiendo, por ejemplo, al valor nutritivo de los productos vegetales obtenidos.
· Extender el área de explotación, adaptando las variedades de las especies ya cultivadas a nuevas zonas geográficas con características climáticas o edafológicas extremas, como ocurrió con el trigo en los países nórdicos europeos.
· Domesticar nuevas especies, transformando a especies silvestres en cultivadas con utilidad y rentabilidad para el hombre.
· Los métodos convencionales de la Mejora han sido los cruzamientos

El principal avance de la Ingeniería Genética consiste en la capacidad para crear especies nuevas a partir de la combinación de genes de varias existentes, combinando también por lo tanto sus características. Cultivos con genes de insectos para que desarrollen toxinas insecticidas o tomates con genes de pez para retrasar la marchitación han dejado hace tiempo de ser ciencia-ficción para constituir una realidad en nuestros días.

Permitir el cultivo de hortalizas en áreas desérticas hasta ahora estériles o aumentar el tamaño de los frutos cultivados son algunos de los adelantos que la utilización de este tipo de técnicas pueden aportar a la Humanidad, con los logros que supone hacia la erradicación del hambre en el Mundo. Lo que no se ha definido todavía es cómo compatibilizar estos objetivos con los intereses económicos de las empresas de biotecnología que los desarrollan.

RIESGOS ECOLOGICOS DE LOS TRANGENICOS

Se han desarrollado plantas con capacidades insecticidas que pueden amenazar la existencia de especies de insectos y hongos beneficiosos e incluso imprescindibles para el desarrollo biológico. Insectos diseñados específicamente para controlar el desarrollo de otros insectos pueden mutar o combinarse con otras especies produciendo resultados imprevisibles.

La modificación genética de virus, cuya capacidad de mutación y combinación los hace ya de por sí peligrosamente imprevisibles, puede dar lugar a la aparición de nuevas enfermedades o la transformación de otras ya existentes modificando sus vías de contagio o las especies a las que pueden afectar.

Las condiciones ambientales reales, fuera del laboratorio, han demostrado ser fundamentales en la evolución de estas nuevas especies. Aspectos como la clase de suelo, las temperaturas o la humedad alteran significativamente y de forma imprevisible la función de un gen, anulando sus características o desarrollando otras nuevas.

RIESGOS HIPOTETICOS

La agricultura tradicional o la introducción de cultivos transgénicos pueden afectar ambos la estabilidad y la diversidad de un ecosistema. No es posible hacer una predicción generalizada sobre el comportamiento de los cultivos transgénicos. Por ende, sólo unos pocos estudios abordan el impacto potencial de la introducción de cultivos (transgénicos), de los cuales la mayoría es de naturaleza teórica. Esto es sorprendente, ya que el impacto ecológico no se limita al ADN recombinante o a las plantas transgénicas. En particular el comportamiento de las especies exóticas introducidas en el pasado, tomándose en consideración la diferencia respectiva entre ‘exótico’ y ‘transgénico’, puede servir de modelo empírico útil para la introducción de cultivos transgénicos.
Basándose en el debate sobre los riesgos teóricos, se identifican los tres escenarios generales siguientes que describen cómo los cultivos transgénicos pueden influir en la composición y la estabilidad de un ecosistema natural. Los tres se apoyan en los mecanismos conocidos o más probables. Los riesgos especulativos no se discutirán, puesto que demostrar la inexistencia de un riesgo desconocido es una imposibilidad lógica.

1) La planta transgénica en sí se convierte en maleza debido a sus características añadidas. Ésta abandona el área de cultivo y desplaza las especies silvestres. El cultivo "se escapa". Cabe notar que el cultivo transgénico también puede escaparse debido a cambios genéticos menores que no están relacionados con el ADN transferido. Las plantas transgénicas de especies altamente domesticadas tendrán una probabilidad menor de escaparse comparadas con los cultivos de bajos insumos como los forrajes, las leguminosas, el sorgo o el caupé, debido a que los primeros generalmente no pueden competir con otras plantas fuera de las explotaciones agrícolas.

Sin embargo, resulta difícil definir qué es una maleza. Sus propiedades típicas se describen en la lista de Baker (‘Baker’s list of characters’). La Impatiens glandulifera, por ejemplo, tiene solamente dos rasgos de los doce de esa lista, pero se ha vuelto agresiva. Probablemente ninguna lista sea muy coherente ni tenga gran valor para hacer predicciones.

2) El ADN introducido se transmite sexualmente a la población silvestre y puede conferir características de maleza si se expresa en la progenie de una cruza entre el cultivo respectivo y su pariente silvestre compatible (un híbrido). Esto puede considerarse como un acontecimiento probable, especialmente en centros de diversidad biológica. La transmisión en sí no se restringe al ADN recombinante, sino sólo al ADN recombinante que no suele tener una contraparte alélica en su pariente silvestre.
No obstante, cualquier efecto perjudicial que resulte de una hibridación entre el cultivo transgénico y su pariente silvestre, puede ser de importancia secundaria. Un híbrido puede invadir el área sólo si el agresor (por ejemplo un virus) representa una presión importante fuera de esa zona de cultivo. Sin embargo, por lo general, los agresores importantes en las explotaciones agrícolas carecen de importancia para las poblaciones silvestres. Suponiendo que el ADN introducido confiera una adecuación mayor, la difusión de este rasgo único y dominante a la población silvestre, se producirá con mayor rapidez que si fueran multigénicos y recesivos ‘naturales’. Por otro lado, estos últimos podrían no estar sujetos a la selección inmediata y permanecer ‘latentes’ en una población y seguir durante más tiempo formando parte del conjunto de genes del cultivo.
Con frecuencia, se entienden mal, a nivel molecular, las características de resistencia ‘natural’. Una buena comparación de la transferencia del material genético relacionado con la resistencia de los cultivos transgénicos o de los no transgénicos con respecto a sus parientes silvestres, requeriría un conocimiento más detallado de los procesos básicos que intervienen en las resistencias naturales. Los cultivos y sus híbridos pueden establecerse fuera de la zona cultivada (un proceso que se llama ‘naturalización’), pero no hay ejemplos de un cultivo o de un híbrido interfértil que se haya vuelto agresivo.

3) El ADN introducido se transmite asexualmente a las especies de otros reinos, como bacterias, virus y animales. Aunque no hay pruebas experimentales hasta ahora de que esto pueda suceder, esta transferencia horizontal de genes ocurre en la naturaleza. De hecho, la transferencia genética horizontal por medio de la bacteria fitopatógena Agrobacterium tumefaciens se ha vuelto la herramienta más exitosa de la ingeniería fitogenética. Este flujo dinámico entre especies de genes, tan poco entendido, puede representar la fuerza motriz de la evolución. Al respecto, merecen más atención tanto el papel, que se ha subestimado, del ADN, así como los microorganismos con función y distribución desconocida.

Suponiendo que un cultivo transgénico o un híbrido se haya vuelto una maleza, esto puede ocasionar la pérdida de especies autóctonas debido a la competencia. Es importante destacar que el número de especies en un ecosistema no basta para describir la diversidad biológica. La variabilidad genética dentro de una especie, que permite la adaptación a un entorno variable, probablemente reviste la misma importancia. Además, el establecimiento de un cultivo transgénico o el ADN introducido en el medio ambiente natural depende del número de plantas, o sea, del tamaño de la población establecida. Además, el número de genes introducidos o de alelos (no es necesario aquí hacer una distinción entre ellos) puede influir en el aumento potencial de las malezas. En principio, cuanto mayor sea la cantidad de características nuevas introducidas en el sistema, mayor será la probabilidad de encontrar un nicho ecológico respectivo dentro de él que encaje perfectamente en el patrón de características introducido. Empero, este principio no excluye la posibilidad de que sólo un gen nuevo baste para conferir esa agresividad.
Todo el debate relativo al impacto en la diversidad biológica de los cultivos transgénicos se concentra en el potencial de ese nuevo cultivo de convertirse en maleza. Aunque parezca sorprendente, se suele dejar de lado la importante cuestión de sí, o en qué medida, las resistencias a las bacterias y los hongos, adquiridas a través de la ingeniería genética o de los métodos convencionales, afectan la microflora asociada del suelo y los microorganismos endofíticos.


.

LA PAPA COMO MODELO

Un principio básico del análisis de riesgos en los centros de diversidad biológica es suponer que podría darse el flujo genético. El análisis de impacto tiene que concentrarse en las consecuencias de tal flujo genético, en vez de hacerlo en la probabilidad de que ocurra. La estrategia propuesta, por lo tanto, consiste en dos elementos:
· Caracterizar las especies interesantes (por ejemplo, los factores que determinan la compatibilidad sexual, la distribución geográfica, los requisitos climáticos y las enfermedades importantes);
· Analizar caso por caso el impacto del rasgo que se introducirá.
Dos talleres recientes se ocuparon de las preocupaciones ambientales relacionadas con la introducción de cultivos transgénicos en centros de diversidad. Uno, llevado a cabo en Argentina en junio de 1995, se concentró en la papa; fue organizado por la Comisión asesora de biotecnología del Instituto de medio ambiente en Estocolmo (SEI) de Suecia, junto con el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) de Costa Rica. El otro se realizó en México en septiembre de 1995, y se concentró en el maíz; estuvo a cargo del Centro Internacional de Mejoramiento del Maíz y el Trigo (CIMMYT) de México.

Se conocen ocho especies cultivadas de papa del género Solanum, con numerosas variedades y varios centenares de parientes no cultivados. Muchas de estas especies contienen genes de resistencia a plagas y patógenos. Los principales centros de diversidad biológica están localizados en México, Perú, Bolivia y el noroeste de Argentina. El género abarca una serie poliploides, o sea, pueden encontrarse especies en las que hay dos juegos de cromosomas (diploide) y especies hasta con 6 (hexaploides).

Es posible la transferencia del ADN introducido en papas transgénicas cultivadas a sus parientes silvestres siempre que se disponga de los polinizadores (principalmente abejorros) y de una constitución genética compatible. El flujo de genes se reduce al cultivar papas transgénicas en áreas sin parientes silvestres compatibles, ni polinizadores, como los abejorros o los escarabajos, así como cultivando variedades masculinas estériles.
Otro ejemplo es el maíz. El género Zea tiene cuatro especies, de las cuales todas son sexualmente compatibles y producen híbridos fértiles. Sin embargo, no se observa la formación de híbridos en condiciones naturales debido a las distancias geográficas, los tiempos de floración diferentes y la incompatibilidad morfológica de las flores. Sin embargo, los Zea mays ssp. mays y Zea mays ssp. mexicana (teozintle) son motivo de preocupación porque el flujo de genes se da en condiciones experimentales, aunque los híbridos no tienen una adecuación superior. Debido al hecho de que el maíz y el "teozintle" forman híbridos fértiles, podría haber entrecruzamiento de cualquier secuencia de ADN (incluido el ADN recombinante) del Zea mays ssp. mays con el ‘teozintle’.
La evaluación de los riesgos

Como no se puede excluir el flujo de genes del ADN introducido, tanto del maíz como de la papa, a las variedades silvestres, cabe plantearse las siguientes preguntas para la evaluación de los riesgos:
· ¿En qué medida las plagas y las enfermedades específicas representan un factor limitativo o selectivo para el desarrollo de una población silvestre?
· ¿En qué medida una resistencia respectiva, manipulada genéticamente mejorará la adecuación biológica de las especies en cuestión y de los híbridos potenciales?
En el caso de la papa se demostró durante el taller que la mayoría de los factores bióticos, causantes del estrés, como los virus, los hongos y los insectos, no representaban un riesgo específico. Para la resistencia a los virus se dispone de suficiente experiencia, ya que anteriormente se habían producido variedades resistentes mediante el mejoramiento convencional y que se encuentra dicha resistencia en la población silvestre. La transcapsidación (por ejemplo, el empaquetamiento de un virus con una cubierta proteica por manipulación) y la recombinación (el desarrollo de nuevas secuencias virales al combinar el ácido nucleico viral y el manipulado) pueden considerarse como técnicas de bajo riesgo (adicional), puesto que también en la naturaleza una planta suele enfrentarse a una mezcla de virus.

La resistencia a las bacterias generalmente afecta el desarrollo del tubérculo. Su influencia en la fertilidad y la adaptabilidad es comparativamente baja. En consecuencia, la utilización de papas transgénicas resistentes a las bacterias no parece conllevar un riesgo ni mayor ni específico. El mismo supuesto se puede aplicar a la resistencia a los hongos. Por ejemplo, la Phytophthora infestans es una plaga seria que afecta la producción de papa pero que no es un factor limitativo en las poblaciones silvestres.

La situación es diferente con respecto a la resistencia a los factores abióticos, como la tolerancia al frío. Obviamente, las variedades tolerantes al frío se cultivarán en áreas en que existan parientes silvestres. Cabe repetir que ninguna ventaja selectiva es obvia, pero si esa característica se incorpora en variedades sensibles al frío, estas variedades naturales o híbridas pueden, a su vez, reemplazar a sus parientes tolerantes al frío, siempre y cuando las nuevas contengan propiedades con ventajas adicionales.


OTROS CULTIVOS
Aunque las consideraciones antes mencionadas parecen válidas y, en principio, aplicables a otros cultivos como el caupé, la yuca y el plátano, el análisis sigue basándose en supuestos teóricos en lugar de en datos empíricos. Para pronunciarse a ciencia cierta sobre los impactos ecológicos potenciales de la introducción de plantas transgénicas, hace falta reunir más información empírica. La evaluación de los riesgos exige un enfoque multidisciplinario, que debería incluir los cultivos transgénicos así como las especies no autóctonas y las nuevas líneas mejoradas. En este sentido, es sorprendente que no se preste la misma atención a la introducción de cultivares seleccionados, tolerantes al frío o resistentes a las herbicidas, o de especies exóticas, como la Trithordeum (una cruza entre trigo y avena) y la Triticale (una cruza entre trigo duro y centeno), que a la introducción de variedades transgénicas.

RIESGOS SANITARIOS
RESISTENCIA BACTERIANA

Muchos cultivos transgénicos que ya están siendo plantados en escala comercial en algunos países, contienen genes resistentes a antibióticos. Pero a sus ves estos antibióticos son los mismos que se usan en tratamientos de enfermedades humanas y de animales. Estos genes son innecesarios plantas en si, pero pueden minar los efectos de los tratamientos de las enfermedades, es el caso de la resistencia antibiótica que será transferida, a través de la cadena alimentaria, a los organismo de los hombres y animales.Porque
Las técnicas utilizadas para introducir un gen extranjero en un organismo han alcanzado poco resultado. Siendo así, los científicos tiene que testear si el experimento genético funciona.. Los test son hechos seleccionando un determinado tipo de organismo genéticamente modificado (como por ejemplo uno que posea la característica de resistencia a insectos) en este organismo son insertados los genes que dan resistencia a determinado antibiótico. De esta forma las células modificadas crecerán en un medio ambiente que contiene esos antibióticos. Las que fueren capaces de sobrevivir, serán entonces aquellas que contienen un gen de resistencia a esos antibióticos. A partir de esta constatación, puede concluir que estas células fueron modificadas genéticamente con resultado positivo y, así mismo, están prontas para ser cultivadas y producidas.
Genes de resistencia antibiótica han sido usados en el desarrollo de muchos cultivos transgénicos que hoy están siendo plantados ya a escala comercial. El Maíz resistente a herbicidas e insectos, producido por Novartis contiene genes de resistencia a Ampicilina. Tanto el tomate transgénico que demora mas para madurar, contiene los genes de resistencia a los antibióticos Kanamicina e neomicina.
A pesar de que los genes de resistentes a antibióticos no poseen ningún otro uso en el desarrollo y crecimiento de los cultivos después del proceso de selección inicial, se acumulan y permanecen en el tejido del organismo durante toda su vida. Este hecho es de gran preocupación, por su relación humana y animal.
Los antibióticos han sido usados constantemente para tratar las enfermedades infecciosas desde los años 40, amen de ser utilizados en la veterinaria a fin de prevenir enfermedades y favorecer su crecimiento. Entretanto el uso excesivo de estos medicamentos produce, como es conocido, la temible resistencia bacteriana a estos mismos antibióticos, provocando muchos problemas médicos y veterinarios en todo el mundo. En 1990, casi todos los tipos de enfermedades causadas por bacterias tenían, un mínimo de desarrollo de resistencia parcial a los antibióticos. En algunos casos como en las infecciones a "Staphylococcus" los antibióticos se tornan rápidamente ineficientes.
Los genes marcadores son, frecuentemente, resistentes a antibióticos utilizados a gran escala en medicina humana y animal. Cuando se ingieren alimentos derivados de cultivos transgénicos, existe el riesgo de que genes resistentes a distintos antibióticos sean transferidos a las bacterias del organismo de los seres humanos, convirtiéndolas en inmunes a drogas especificas para el tratamiento de la patología. La resistencia a la antibiotecoterapia también puede ser transferida a las bacterias del suelo a partir de la descomposición de los restos de las plantas.
Los defensores de la ingeniería genética aplicada a la generación de alimentos argumentan que la probabilidad de que ocurra la transferencia de genes es pequeña, pero científicos del área con experiencia en los antiguos programas de "guerra biológica" y las autoridades que generan las regulaciones, afirman que la existencia del menor riesgo es inaceptable. Encuesta recientes realizadas en Inglaterra dentro del cuerpo médico revela
Imagen
que 57% consideran que el maíz transgénico de Norvatis debería ser retirado hasta que los gene de resistencia a la ampecilina sean removido. En el mismo sentido, el Comité de asesoramiento para nuevos alimentos del Reino Unido aconsejo al gobierno británico votar contra la autorización de circulación del Maíz de Norvatis en Europa, en virtud de los riesgos que la resistencia antibiótica representa para el ser humano.
Productores de plantas transgénicas que contienen genes de resistencia antibiótica argumentan que, aunque estos genes fuesen transferidos a la población bacteriana del organismo de hombres y animales, seria poca su influencia debido al nivel alto de antibióticos que ya son empleados y que de por si son muy altos. Tal actitud se muestra bastante irresponsable, toda ves que cualquier crecimiento de la resistencia antibacteriana puede causar un desastre en medicina humana e animal.
El maíz de Norvatis, por ejemplo, confiere resistencia a la ampicilina, que pertenece al grupo o familia de las penicilinas. Estos son los antibióticos mas comunes usados en el tratamiento de muchas enfermedades graves ( de amplio espectro). La ampicilina en si, es utilizada frecuentemente en el tratamiento de neumopatías, bronquitis y difteria entre otras patologías.
Similarmente, muchos cultivos transgénicos contienen genes resistentes a kanamicina, lo que es preocupante en la medida en que una simple mutación en este gen podría generar resistencia contra los antibióticos del tipo de la Amikacina. Este último es empleado como una "reserva" o de segunda línea, también como un antibiótico de emergencia en medicina. Hasta el momento, este es usado como otros bajo criterio a fin de evitar el surgimiento de sepas resistentes dentro de la población a este antibiótico.
Los riesgos asociados al desarrollo de resistencia bacteriana a la antibioterapia originados en cultivos transgénicos son claramente inaceptables. Sistemas alternativos de marcado estarán disponibles dentro de pocos años. El "United Kingdom’s Advisory Committee on Releases to the Environment" (ACRE), el Comite de Liberalizaciones en el Ambiente, observo que "es una buena plática no insertar en plantas genes innecesarios, que no tienen un propósito especifico para plantas transgénicas". Otros describen la práctica de la introducción de genes de resistencia antibiótica como "ingeniería genética descuidada".

Por causa de la presencia innecesaria de genes de resistencia antibiótica, y de serias implicaciones para la salud humana y animal, muchos comités de bioseguridad de distintos gobiernos se han opuesto a la introducción de esto tipos de cultivos.
Noruega eliminó los transgénicos completamente. Austria y Luxemburgo prohibirán el maíz transgénico de Novartis y Suiza prohibió un experimento con patatas transgênicas porque contenían el gen de resistencia a la Kanamicina. Desde la Asociación de Médicos Británicos hasta el Parlamento Europea, pasando por una variedad de instituciones, se pide la prohibición de genes de resistencia antibiótica.
La precaución exige claramente que cualquier uso de genes de resistencia antibiótica se prohibido. No existe razón para correr riesgos que lleven a aumentar la amenaza de generar un proceso en bola de nieve a escala planetaria, para servir a los intereses cortoplasista de empresas. Norvatis, la mayor productora del sector farmacéutico vinculada, debería modificar su política.
También, basándonos en la informaciones de el Señor Josep Cátala, analizaré los riesgos de los transgénico.
1. Sustancias empleadas en tratamientos de animales para mejorar la producción.

El mejor ejemplo, muy usado en USA (no en la UE, mas por razones económicas que por otra causa) es la hormona de crecimiento bovina recombinante utilizada para aumentar la producción de leche. En este caso, deberíamos evaluar los riesgos para el consumidor (paso de hormona a la leche) y para los animales en los que se utiliza. Yo los considero despreciables. No hay riesgos ecológicos.

2. Sustancias empleadas en la industria alimentaria, obtenidas en microorganismos por técnicas de DNA recombinante.

Por ejemplo, la quimosina (cuajo) recombinante. Usada ya en la UE para fabricar queso. Tiene problemas burocráticos (denominaciones de origen) pero no problemas ecológicos ni riesgos para el consumidor.
3. Animales transgénicos que tengan en su leche una proteína humana, menos lactosa, etc.

No hay ninguno aún comercial, que yo sepa. Ni riesgos ecológicos ni riesgos para el consumidor.
En estos tres casos no se liberan organismos al medio ambiente. Una vaca no es un organismo que pueda "polinizar" sin control a nadie, y en los otros casos solamente se comercializan las sustancias puras obtenidas. No hay que considerar pues transferencias de genes, resistencias antibióticas, etc.

4. Vegetales transgénicos con tecnología RNA antisentido.

En este caso, el vegetal deja de fabricar una proteína suya, pero no fabrica nada nuevo. Por ejemplo, el tomate Flavr Savr, comercializado es USA, y creo que ya en Inglaterra también. No hay riesgos ecológicos por el vegetal (si pasara el gen a otra planta, no le serviría de nada, al no tener la misma secuencia de mRNA para hibridar, y aunque la tuviera, pues simplemente el fruto se apocharía más despacio). No hay riesgos para el consumidos, ni siquiera de alergias marginales.
En este caso solamente nos queda el asunto de los genes de resistencia a antibióticos. Hasta ahora tampoco veo yo ningún riesgo socioeconómico de monopolios, abusos multinacionalizaderos y demás.

5. Vegetales con un gen de resistencia a herbicida, que no se consumen
directamente por las personas.

La soja de marras. Riesgos ecológicos teóricos de transmisión de la resistencia al herbicida si:

a)- Donde se cultiva existen plantas semejantes

b)- Si tenía algún interés utilizar el herbicida para eliminar la planta salvaje.
La condición a) no se produce en Europa. La b) se les olvida, curiosamente, a todos los ecologistas que hasta hace unos días no querían ni ver a los herbicidas.
Nota: el gen no ha salido de la nada, sino de otra planta salvaje, creo que de las familia de las petunias.

6. Vegetales con gen de la toxina de Bt, que no se consumen directamente por las personas.

El maíz de la guerra de Greenpeace. Riesgos ecológicos:



a) Transmisión de resistencia. Solo si donde se cultiva existen plantas semejantes, lo que no sucede en Europa.

b) Aparición de insectos resistentes a Bt. Posible, pero menos probable que con el uso indiscriminado de la toxina propugnado por la "agricultura biológica"

c) Destrucción de insectos beneficiosos. Escandalosa y malintencionada mentira. Esto si puede suceder si se usa la toxina de Bt a voleo. Si está en el maíz, hay que comérselo antes, y ningún insecto que come maíz es "beneficioso", al menos para el agricultor.

d)Toxicidad para otras formas de vida. No, porque la toxina de Bt no afecta a aves, mamíferos, etc., que se puedan merendar el maíz, o los insectos afectados (lo que no se puede decir de los insecticidas convencionales, que de pronto pasan a ser los "buenos" de esta película.

e) Posible perjuicio a insectívoros (murciélagos, aves, etc.): Ninguno depende exclusivamente de los comedores de maíz, y los demás insectos se verán menos afectados que con sistemas químicos. Mas que perjudicial, beneficioso comparado con los plaguicidas químicos.

En los casos 5 y 6 no existe riesgo para el consumidor de ningún tipo. Lo que comemos es almidón, lecitina, glucosa, etc., que no contiene proteínas (no hay riesgo de alergias) ni DNA (ni de transmisión de resistencias a antibióticos). Existe el riesgo teórico de paso de resistencias a antibióticos en el tubo digestivo de los rumiantes cuando se utilizan como pienso.

Para Josep Català Las resistencias antibióticos, para trasmitirse eficazmente precisan dos condiciones:

Que se trasmitan y que exista una presión selectiva favorable, es decir, que esté presente ese mismo antibiótico. La segunda condición se olvida casi siempre.

7 Vegetales con un gen extraño, el que sea, que se consumen como tales.

No hay ninguno comercial. Serían papass, frutas, etc., con genes de cualquier tipo. En Europa, además de los riesgos ecológicos de transmisión del gen (con las debidas condiciones para que sea posible, no hay patatas salvajes en Europa), o de la resistencia a antibióticos (también ya en humanos).

Debemos considerar:
.
Aparición de alergias. Una proteína nueva aumenta la alergenicidad, teóricamente al menos. El aumento es en realidad casi despreciable (pongamos un 1 por mil mas de lo que ya existía), y solamente en alimentos crudos.

Aparición de toxicidad. Puede ser importante, y exige un examen minucioso antes de comercializar el producto.

Son los que tienen mas riesgos, pero son también los más prometedores, científica y socialmente, si se desarrollan adecuadamente.

8. Bacterias, levaduras, etc., utilizadas en fabricación de alimentos (pan, cerveza, yogur etc.), a las que se les coloca el gen de un enzima de otra.

Se está trabajando en ello, incluyendo grupos españoles. Creo que no hay ninguna todavía comercial. Antes de "soltarlas" deberían llevarse a cabo controles estrictos de seguridad. La mayor parte de este tema está en manos públicas, por lo que la sensatez parece estar garantizada.

RIESGOS POTENCIALES QUE PUEDEN IMPLICAR LAS PLANTAS TRANSGENICAS



Efecto directo sobre el hombre:
· La proteína codificada por el transgén no debe ser tóxica para el hombre.
· Posibles efectos alergénicos.
· La aprobación de los productos transgénicos debe ser analizada caso por caso.

Efecto ambiental:
· Dispersión incontrolada de la descendencia de la planta transgénica.
· Transferencia del transgén a otras variedades no transgénicas o a otras especies afines.
· Inducción de resistencia a los productos transgénicos por parte de los agentes patógenos y plagas.

¿CUALES SON LOS PELIGROS DE UTILIZAR LOS PRODUCTOS TRANSGENICOS PARA EL ORGANISMO HUMANO?

El que estos organismos manipulados sean consumidos por el ser humano nos puede hacer correr varios riesgos como por ejemplo-Alergias,alteraciones nutritivas,inmunodepresion(disminucion de las defensas),produccion de estrogenos con alteraciones en el sistema hormonal,contenido de altos niveles de plaguicidas,etc..

¿EFECTOS DE LAS SEMILLAS TRANSGENICAS EN EL MEDIO AMBIENTE?

-Los productos transgenicos tambien causan graves trastornos a la ecologia tales como:
.Permanencia de los compuestos toxicos en el suelo desde menos de una semana hasta varios años

.Efectos contrarios contra algunas especies como peces de agua dulce,salmon,trucha.

.Desaparicion de varios insectos y lombrices de tierra y varios problemas medioambientales de los que tardaremos mucho en recuperarnos si estos tipos de cultivos siguan proliferando en nuestros paises.


En nuestro pais, relizan alimentos creogenicos, las empresas e industrias como: LINDA, industrias BARCELO, POLLO CIBAO, AGRODELTA, y un sin fin de industrias destinadas al cultivo de plantas y la crianza de animales con fines comerciales.




Modificaciones genéticas (sobre un total de 82 ensayos autorizados)
Carácter Porcentaje
Tolerancia herbicidas 27 %
Resistencia virus 18 %
Resitencia insectos 14 %
Retraso maduración 11 %
Expresión enzimática 8 %
Resistencia insectos + tolerancia herbicidas 7 %
Androesterilidad 7 %
Síntesis almidón 4 %
St. Contención biológica 3 %
Resistencia sequía 1 %


Introducción de plantas transgénicas en los países en desarollo (por país)Países estudiandos Introducciones confirmadas Total de introducciones
Argentina 43 43
Belice - 4
Bolivia 1 5
Costa Rica 6 8
Cuba 13 13
Chile 9 17
Egipto 1 1
Guatemala 2 3
India 2 3
México 20 20
Perú 2 2
Puerto Rico 21 21
República Dominicana 1 1
Sudáfrica 17 17
Tailandia 1 1
Total 139 159
Notas:• No se dispone de información documentada para el Brasil, Colombia, Filipinas, Indonesia, Kenya, Malaisia, Nigeria, Paquistán, Venezuela y Zimbabwe.
• El total incluyde también las introducciones para las cuales no fue posible obtener confirmación ni del gobierno ni de las empresa u organización responsable.
Fuente: André de Kathen (1996), Gentechnik in Entwicklungsländern: Ein Überblick: Landwirtschaft. Berlín, Alemania: Umweltbundesambt.


Introducciones de plantas transgénicas en los países en desarollo (por especies y por características introducidas)Especie Introduciones totales en el campo Característica introducia
Resistencia a las herbicidas Resistencia a los insectos Resistecia a los virus Calidad del producto Otros
Maíz 46 29 16 1 3 5
Frijol de soja 27 25 - 1 1 -
Algodón 24 16 15 - - -
Tomate 19 - 2 1 16 -
Papa 13 - 1 6 - 6
Subtotal 129 70 34 9 20 11
Otras especies 30
Total 159
Nota: Es posible la transferencia de más de una característica. Fuente: André de Kathen (1996), Gentechnik in Entwicklungsländern: Ein Überblick: Landwirtschaft. Berlín, Alemania: Umweltbundesambt.













Plantas de trigo resistentes y supceptibles al insecto Mayethiola destructor, mostrando la importancia de introducir en las plantas genes de resistencia a los agentes patógenos. (Fuente: K.S. Quisenberry y L.P.Rertz. 1967. American Society of Agronomy, Series Agronomy, No 13)



























Mazorca de maíz primitivo (2000 a.C.) en comparación con una mazorca de maíz híbrido obtenido por técnicas de mejora genética (Fuente: P.C. Mangelsdorf. 1950. Scientific American)

























"Dígaselo con genes": Utilización de la transgénesis en plantas ornamentales. Variedades transgénicas de la petunia con modificaciones en el color y la distribución de la pigmentación en las flores . )Fuente: R.A. Jorgensen. 1955. Science, 268:686-691.









CONCLUSION

Los productos transgenicos son aquellos que han sido manipulados geneticamente mediante ingieneria genetica.
Las principales ventajas de los alimentos transgénicos son:
Aumentar el rendimiento:
· Mejora de productividad, aumentando la capacidad productiva potencial de los individuos
· Mejora de resistencia, obteniendo genotipos resistentes a plagas, enfermedades y condiciones ambientales adversas
· Mejora de características agronómicas, obteniendo nuevos genotipos que se adaptan mejor a las exigencias y aplicación de la mecanización de la agricultura. Por ejemplo, tales son los casos del sorgo enano o la remolacha monogermen.

Aumentar la calidad:
· Mejora de calidad, atendiendo, por ejemplo, al valor nutritivo de los productos vegetales obtenidos.
· Extender el área de explotación, adaptando las variedades de las especies ya cultivadas a nuevas zonas geográficas con características climáticas o edafológicas extremas, como ocurrió con el trigo en los países nórdicos europeos.
· Domesticar nuevas especies, transformando a especies silvestres en cultivadas con utilidad y rentabilidad para el hombre.
· Los métodos convencionales de la Mejora han sido los cruzamientos

Los principales riesgos son:

Efecto directo sobre el hombre:
· La proteína codificada por el transgén no debe ser tóxica para el hombre.
· Posibles efectos alergénicos.
· La aprobación de los productos transgénicos debe ser analizada caso por caso.

Efecto ambiental:
· Dispersión incontrolada de la descendencia de la planta transgénica.
· Transferencia del transgén a otras variedades no transgénicas o a otras especies afines.
· Inducción de resistencia a los productos transgénicos por parte de los agentes patógenos y plagas.




















BIBLIOGRAFÍA


1. TRANSGENICOS WEB-PAGES.NET

2. MIVIVERO.TRIPOD.COM

3. BIODIVERSIDALA.ORG

4. CONSUMIDORESINT.CL

5. CIEPAG.ORG

6. JORNADA.UNAM.MX

7. OAS.ORG

8. CIEPAC.ORG

9. ECOPORTAL.NET


Imagen